Nutrición y salud: ¿por qué consumir pescados y mariscos?

Nutrición y salud: ¿por qué consumir pescados y mariscos?

Nutrición y salud: ¿por qué consumir pescados y mariscos? 1500 1086 Pescafácil

Consumir pescado y marisco no es solo un placer a nuestros sentidos y respeto a nuestras tradiciones es, además, una decisión inteligente para nuestra salud.

Lamentablemente, durante los últimos años la población española ha ido reduciendo el consumo de pescado y marisco con caídas preocupantes que alcanzan hasta el 16% y una reducción de 3 kilogramos por persona al año. Este escenario no es bueno para el sector pesquero ni para la salud de los españoles. En mi criterio, el pescado y los mariscos deben ser considerados como de primera necesidad y de interés público. Es por ello que todos los sectores, incluidos muchos cercanos al gobierno, reclaman una reducción del IVA, como ocurre en casi todos los países de la Unión Europea, para estimular el consumo de esta importante fuente de proteínas, vitaminas, Omega 3 y bajas grasas saturadas.

En un momento en el que los consumidores perciben que el precio de los pescados y mariscos es elevado debido a la espiral inflacionaria que se vive tanto en España como en toda la Unión Europea es importante destacar que estos productos han experimentado menores incrementos de precio en comparación con otros alimentos de la cesta de la compra cotidiana. De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el incremento en los precios alimenticios ha estado alrededor de un 17% (la carne de porcino ha subido un 15,7%).

Sin embargo, en el sector pesquero este incremento ha sido del 9,4% y en el marisco solo del 7,8%. Para especies tan populares como el langostino el precio incluso ha bajado. En general, para el mismo periodo, el pescado y marisco han registrado incrementos de solo 3% y 4,6%, respectivamente.

No podemos dejar de destacar nuestra preocupación por el descenso en el consumo de pescados y mariscos, más aún cuando se conoce el valor nutricional que ofrecen, siendo por lo tanto alimentos «esenciales» para la salud y parte clave de la “dieta mediterránea”, reconocida mundialmente por su alta calidad para la salud. Por esta razón considero imperativo hacer una campaña promocionada por el Gobierno como una estrategia de salud pública sobre los beneficios del consumo de pescado y marisco, resaltando sus contenidos de Omega 3, proteínas de alta calidad y vitaminas. Además, hay que transmitir que el precio refleja el esfuerzo miles de productores acuícolas y pescadores españoles por llevar productos frescos a la mesa de los consumidores.

La comunicación efectiva es nuestra herramienta más potente para revertir estas tendencias y revalorizar la importancia de estos productos en nuestra dieta.