Problemas que afectan a la imagen de los productores de langostinos

Problemas que afectan a la imagen de los productores de langostinos

Problemas que afectan a la imagen de los productores de langostinos 2000 1000 Pescafácil

En un excelente artículo escrito por Andrew Mallison para FishThink News, el autor describe cómo la industria de cultivo del langostino ha atentado contra sí misma, debido a:

  • El frecuente uso de antibióticos prohibidos para salvar cultivos.
  • Abusos en la explotación laboral de sus trabajadores en fincas y plantas de procesado.
  • Atentados contra el medio ambiente, como destrucción de manglares y salinización de las tierras.
  • Formación de conglomerados que obligan a pequeños productores a vender a través de agentes, dejándoles sin margen comercial.
  • Poca inversión institucional para apoyar a agricultores en tiempos de crisis (enfermedades, cambio climático, desastres naturales, devaluación de la moneda, etc.).

Por otra parte, los clientes o distribuidores están enfocados en una carrera frenética buscando los precios más bajos sin valorar correctamente la calidad, soltando al mercado productos sin sabor, salados, con demasiado hielo y químicos desagradables al gusto (polifosfatos para añadir agua).

Esto atenta, sin duda, contra la reputación de la especie y trabaja en sentido contrario contra aquellos que quieren mantener su producto natural y con la mejor calidad posible.

Nosotros, en Pescafacil, estamos centrados en comprar solo productos de calidad aún sabiendo que podemos perder oportunidades de negocio que generan volumen y que ayudan a mantener la rentabilidad de la empresa.

No me canso de decir, y así lo muestran las estadísticas de las organizaciones de la UE y EEUU dedicadas a controlar las entradas de productos del mar en sus fronteras: los mayores culpables de muchas de estas malas prácticas, que atentan contra la reputación de la industria, están en países asiáticos, cuyas empresas violan constantemente las reglas de juego y no son sancionadas oportunamente ni por las organizaciones ni por sus gobiernos.